Telangiectasias San Francisco

Martes, 16 Septiembre   

Los vasos sanguíneos faciales dilatados y que dan esas características “arañitas” rojizas, se pueden relacionar directamente con el daño provocado por el sol. Responden a los mismos tratamientos que otras alteraciones de los vasos sanguíneos como los angiomas.
Tratamientos

Actualmente, existen algunos tratamientos muy prometedores para la piel envejecida.

El ácido retinoico, por ejemplo, se encuentra disponible en crema y se ha utilizado también con mucho éxito para tratar acné, mejorar la textura de la piel, reducir la pigmentación anormal, y aumentar el colágeno cutáneo (esto último, sí se aplica diariamente por varios meses).

Según los especialistas, es el único remedio seguro y eficaz para revertir algunos de los efectos dañinos causados por el sol en la piel.

Los alfa-hidroxi ácidos también han demostrado ser muy prometedores para revertir algunos de los efectos causados por el sol, aunque todavía se necesitan algunas pruebas adicionales.

Las arrugas o pliegues causadas por las expresiones faciales, tales como fruncir el ceño o el sonreír, pueden ser tratadas profesionalmente por un dermatólogo, mediante un tratamiento en el que se inyecta colágeno o grasa que actúan como un “relleno” cutáneo. Estos rellenos cutáneos se inyectan en la piel, bajo las arrugas y cicatrices, para alisar los pliegues o cicatrices.

Otro recurso es la toxina botulinica (toxina botulínica tipo A), que ayuda a relajar los músculos eliminando así las líneas de expresión (líneas de ceño) que causan nuevas arrugas y vasos sanguíneos quebrados. Estos últimos, también se pueden tratar por medio de láser.